Historia Institucional

ASOCIACIÓN ENTRERRIANA DE TERAPISTAS OCUPACIONALES

La Asociación Entrerriana de Terapistas Ocupacionales (A.E.T.O) surge el 13 de junio de 1992 integrada por doce Terapistas Ocupacionales quienes conforman la Primer Comisión Directiva con su correspondiente Estatuto y Personería Jurídica, siendo su objetivo dar a conocer y mejorar el ejercicio de la profesión.
La historia de la Asociación previa a la constitución del Colegio tiene la importancia de haber transitado el día a día, con un crecimiento en lo que refiere a asociados, organización de comisiones relacionadas con las áreas de Salud, Educación, Adultos Mayores, Niñez y Adolescencia. De esta forma se fueron logrando convenios interinstitucionales. Además, entre sus acciones también se desarrollaron cursos de capacitación y actualización profesional. 
Con el transcurrir del tiempo, la demanda prestacional se hace mayor y surge la necesidad de jerarquizar la profesión. Atendiendo a esto, se inician acciones para la aprobación de una Ley Provincial que diera surgimiento al actual Colegio de Terapistas Ocupacionales de Entre Ríos (Co.T.O.E.R), la cual con el número 9932, fue aprobada en el año 2009.

Terapia Ocupacional: La participación profesional y la representación institucional.

“La historia nos marca hitos que hacen que nuestra memoria se centre en un punto en el tiempo y el espacio desde donde partir y entender cómo se producen los cambios y así comprender el presente. También es dónde se inscribe nuestra cultura y nos da los sucesos que fueron construyendo nuestro ahora. De ella apelaremos para comprender el avance de la Terapia Ocupacional en Entre Ríos, en estos 25 años desde la creación de la Carrera de Terapia Ocupacional en la región del Litoral”. 

El graduado y la participación

En el año 1990 los primeros graduados de la carrera junto con otras Terapistas que procedían de la Ciudad de Buenos Aires y que se habían afincado en la provincia de Entre Ríos, empezaron a sentir que era preciso confluir acciones, tarea y pensamientos para afianzar la profesión en la provincia.
Esto llevo a conformar una agrupación de Terapistas en el año 1992; “La Asociación Entrerriana de Terapistas Ocupacionales” (A.E.T.O), donde el objeto social de la misma apuntaba a garantizar una mejor inserción en la región, desde una representatividad institucional que visualizaba a la participación como garantía de ejercicio de los derechos profesionales. Entendemos por participación a “estar involucrado, tomar parte de las actividades o influenciar los procesos y decisiones que afectan sus vidas actuales o futuras, en un contexto o campo de acción particular”  
Después de 10 años de constituida la Asociación, un grupo de Terapistas Ocupacionales de varias promociones posteriores siguieron el camino iniciado por estas pioneras, sosteniendo que la participación es la base que nos permite crecer y haciendo honor a nuestro deber profesional que toma a la actividad como el centro de las intervenciones, nos involucramos tomando parte de las decisiones.

Así después de varios años de insistencia, perseverancia y con la convicción constante de la participación como vía de crecimiento profesional y superación, nos propusimos permanecer y progresar en espacios de debate, reflexión, institucionales, transcendiendo así las luchas profesionales y académicas de nuestra propia práctica hasta llegar a concretar la Creación del Colegio de Terapistas Ocupacionales de Entre Ríos  
Hoy después de cuatro años de establecidos como institución que nuclea a todos los profesionales de la Terapia Ocupacional que ejercen en la provincia, podemos hacer algunas apreciaciones relacionadas a la implementación y función del Colegio:

  • Sentir el doble desafío; por un lado llevar el peso de ser el segundo Colegio a Nivel Nacional y por otro ser el precursor en la elaboración del proyecto de Código de Ética, lo que se traduce a una nueva conquista legal académica siendo el “1º Código de Ética de la Terapia Ocupacional en la Argentina.”
  • La dificultad de no contar con otras experiencias que enriquezcan nuestra puesta en marcha, por lo que tuvimos que desandar caminos entre las Asociaciones del país y Colegios de otras profesiones de la provincia, ya instaladas y reconocidas por la sociedad.
  • El problema de enfrentarnos a profesionales de la Terapia Ocupacional, que no veían la importancia del “Colegio” en cuanto a sus funciones de ejercer el gobierno de la matrícula y el contralor sobre el ejercicio de los profesionales, propendiendo al mejoramiento profesional en todos sus aspectos.
  • El cambio de miradas de la sociedad entrerriana hacia la profesión a partir de la existencia del Colegio, nos posibilitó incorporarnos en otros ámbitos de aplicación de la profesión.

Por lo expuesto anteriormente podemos concluir por un lado que es eminente el crecimiento de la Terapia Ocupacional en ámbitos públicos y privados en áreas Físicas, de Salud Mental, Educación, Comunitaria, Sistema Penitenciario, Laboral, entre otras, no sólo en la región litoral sino en todo el país y por otro lado, que este desarrollo nos reclama la participación de los terapistas.
Como colectivo profesional de Entre Ríos que transitamos esta experiencia, no sólo nos enorgullece la representatividad del Colegio en esta región, sino que nos alienta e interpela a seguir construyendo día a día la profesión, desde el ámbito privado, público, regional y a nivel país, perfilándonos como profesión que aún hoy es considerada como nueva pero fecunda en su matriz, con un amplio espectro de inserción en los campos profesionales en una sociedad en constante cambio.
Teniendo la firme convicción que la conjunción de todos los actores sociales hace carne cada anhelo, apelamos a todos los colegas y asociaciones diseminados en el país para la construcción social de la profesión, entendiendo que la misma debe darse en todos los aspectos éticos, jurídicos, académicos y sociales.